PROMO 5 + 1: COMPRE 5 GAFAS DEL MISMO MODELO, ¬°INSERTAREMOS LA SEXTA GRATIS! CONT√ĀCTENOS PARA OBTENER M√ĀS INFORMACI√ďN

ūüéĄ Cuento de Navidad ūüéĀ

Era un hermoso día de primavera cuando un hombre encontró un tesoro enterrado en el jardín. En menos de un minuto para la alegría del descubrimiento de convertirse en el miedo a ser robado y así, asegurándose de que nadie lo vio, el hombre se apresuró a enterrar el tesoro de nuevo, a continuación, reanudar sus tareas como si nada hubiera sucedido. Pasó .

Pasaron los d√≠as y los pensamientos del hombre siempre se volvieron hacia ese tesoro que, de manera sutil y oscura, lo manten√≠a atado. Se fue de casa de mala gana; las visitas al pueblo se volvieron cada vez m√°s raras y breves y, cada vez, la ansiedad por volver era m√°s fuerte que el deseo de parar y charlar con un amigo. Las noches le parec√≠an interminables. Se qued√≥ dormido con dificultad y, una vez que se durmi√≥, so√Ī√≥ con que le robaran. Luego se despertaba molesto, se pon√≠a las zapatillas y bajaba al jard√≠n para comprobar que el tesoro siempre estaba en su lugar. Termin√≥ durmiendo al aire libre, metido en una hamaca tendida entre dos √°rboles peque√Īos.

Racconto di Natale - Logotec calici fl√Ľte boccali bicchieri tazzine in vetro personalizzati con nome dedica e logo - idea regalo

Esa soluci√≥n dur√≥ hasta mediados de oto√Īo, cuando el fr√≠o de la noche se volvi√≥ amargo y las brumas de la ma√Īana se volvieron demasiado h√ļmedas. Con mil precauciones, una noche el hombre decidi√≥ desenterrar el tesoro para trasladarlo al s√≥tano. El nuevo arreglo le dio la ventaja de estar siempre atento al tesoro pero, por otro lado, lo puso en la posici√≥n de no poder dejar entrar a nadie a la casa. De todos modos, ¬Ņen qui√©n pod√≠a confiar? En cualquier caso, la bodega tampoco era un entorno seguro. ¬ŅNo pudieron los ladrones haber llegado tan lejos? De hecho, encontrar√≠an el tesoro mucho m√°s f√°cilmente. Hasta unos meses antes, la casa del hombre estaba llena de amigos, voces y risas. Ahora, si alguien tocaba el timbre, el hombre fing√≠a no estar en casa o dec√≠a que ten√≠a una enfermedad de la piel muy rara y muy contagiosa. En resumen, las campanas se fueron haciendo m√°s tenues hasta desaparecer por completo, y el hombre qued√≥ definitivamente solo.

As√≠ fue que, como todos los a√Īos, lleg√≥ diciembre, pero un diciembre diferente a todos los dem√°s: fr√≠o, solitario, silencioso. Para no llamar la atenci√≥n indiscretamente, el hombre ni siquiera hab√≠a preparado el √°rbol y el bel√©n que, una vez, fueron su orgullo. Sue√Īos hab√≠an cambiado demasiado: ya no so√Īaba con ser robado, pero miles de filamentos delgados que envolv√≠a y encarcelado √©l como una tela de ara√Īa inmensa y, en el centro, en un lugar muy oscuro y muy por debajo de - tan lejos que el mismo que el hombre No pod√≠a verlo, el hombre sab√≠a que el tesoro estaba all√≠, y el tesoro estaba vivo, vivo y hambriento: una ara√Īa gigante.

Racconto di Natale - Logotec calici fl√Ľte boccali bicchieri tazzine in vetro personalizzati con nome dedica e logo - idea regalo

Pero entonces, dir√°s, ¬Ņc√≥mo termin√≥? Result√≥ que, como suele suceder, una noche todo cambi√≥ y, en el caso de nuestro hombre, fue Nochebuena. Por primera vez en meses hab√≠a dormido bien, sin pesadillas ni angustias nocturnas. El primer pensamiento al despertar no hab√≠a sido por el tesoro, sino por una cualidad muy especial de la luz que invad√≠a la habitaci√≥n: parec√≠a fr√≠a y c√°lida o, para decirlo mejor, ten√≠a una frialdad que reconfortaba el coraz√≥n.

Ni siquiera el segundo y tercer pensamiento fueron para el tesoro sino, respectivamente, para un buen desayuno y para aquellos amigos a los que no ve√≠a desde hac√≠a tiempo. ¬ŅA qu√© se enfrentar√≠an al verlo aparecer frente a √©l, el d√≠a de Navidad? Por supuesto, era necesario obtener regalos de la peor manera posible: ciertamente no pod√≠a presentarse con las manos vac√≠as. Y ese fue el cuarto pensamiento.

El quinto pensamiento, para ser honesto, fue al tesoro, pero fue como un peque√Īo pensamiento entre par√©ntesis. Sab√≠a que estaba all√≠ pero, incluso si no hubiera estado all√≠, habr√≠a sido lo mismo, de hecho. Ni siquiera fue a comprobarlo. Se visti√≥ apresuradamente, se puso las botas y en un instante estaba en la nieve. ¬°Qu√© blanco era!

Publicación más antigua
Publicación más reciente

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

Cerrar (esc)

OFERTA 5 + 1

COMPRE 5 GAFAS DEL MISMO MODELO, ¬°INSERTAREMOS LA SEXTA GRATIS! OFERTA ACUMULATIVA

Contáctenos para obtener más información


Buscar

Su carrito actualmente está vacío.
Empezar a comprar